sábado, 29 de noviembre de 2014

Principio de Arquímedes

 

pardinas«Un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo, recibe un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja»

 

Arquímedes recibió en bautizo ese nombre por deseo de su padrino, un amigo de la familia amante del mundo clásico, que esperaba que el nombre dotara al pequeño de la curiosidad suficiente, para buscar el por qué de las cosas.

Desde muy pequeño Arquímedes ayudaba a su abuela a escoger las lentejas para el puchero, las lentejas de la cosecha guardadas en un talego de tela, colgado de un clavo bajo las escaleras.

A las lentejas les acosaban los gorgojos, esos bichos asquerosos que cría la legumbre y que inutilizan buena parte de la trabajada cosecha.

Arquímedes los retiraba uno a uno y apartaba las lentejas con el agujero típico con el que las ahueca el bicho.

Después de terminada la faena de escoger, las lentejas se ponían en remojo y las últimas que quedaban dañadas, flotaban como balsa salvavidas de los cocos náufragos, que se refugiaban en el interior de las pardinas.

Arquímedes observaba el fenómeno y le parecía que era una estratagema de los bichos para sobrevivir.

Después de muchos días de escoger lentejas y observar, elaboró una teoría que vio confirmarse toda su vida y que terminó escribiendo con tiza en el hueco de la escalera, donde colgaba el talego de las lentejas.

La teoría rezaba así: Pesen lo que pesen, los malos bichos siempre se las arreglan para flotar.

8 comentarios:

  1. :D :D :D

    El padrino tiene que estar bien contento

    Buenísimo

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un padrino de esos debería de tener todo el mundo.
      Ahora te ponen nombres del estilo de James o Judit, que , mira tú a dónde nos están llevando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me ha encantado e instruido porque, hasta este momento, creía que los gorgojos era ese condimento nuevo de las empresas forasteras han añadido a la sopa de nuestro comedores escolares

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente, amigo Paco, casi todas las empresas son forasteras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy buenooo, anda que si Arquímedes levantase la cabeza las risas que se haría a cuenta del gorgojo serían monumentales y fijo que se le ocurría otro principio de esos suyos.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irma por apoyarte un ratito en mi tapia. Abrazo.

      Eliminar
  4. Algunos salen siempre a flote aunque estén nadando en la m...
    Muy buena la entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la m... siempre dejan que se ahoguen otros.
      Ellos traen el flotador (poca vergüenza) de serie.
      Un abrazo, Tejón.

      Eliminar