miércoles, 13 de abril de 2011

Abril

P4250185Detrás del mes de los vientos llega Abril.

Sacudido por el empuje de la primavera, Abril ve explotar las yemas de los chopos, los brotes de las lilas, empieza a contar las golondrinas por cientos, miles.

Algunas veces, en el cielo se acumula el plomo de forma imprevista, las nubes se agitan con furia y descargan sobre la tierra el significado de las palabras; aguas mil.

Parece que el sol hubiera tomado fuerzas nuevas. A pesar de que el gallo cante una hora antes, se le regatean los minutos para dormir con dulzura las mañanas.

Brota con furia la hierba, despiertan ilusionados los brotes en los majuelos, se acuesta sobre sus planes de vida la cigüeña en su nido alto.

Abril despierta en la gente la costumbre de abandonar la casa, de pasear el río, de proveer de pesca  la cesta, de depredar las setas de cardo, de San Jorge, senderinas, champiñones.

Casi sin darnos cuenta, nos hemos olvidado del invierno y lamentamos cualquier frio, aireamos la piel, abrimos la ventana para regar los geranios resucitados.

Por eso, porque tomamos nueva vida, debe de ser por lo que Abril recuerda el por qué del morado en las banderas.

2 comentarios:

  1. Me encanta la última frase. No hay nada más rotundo que lo que se insinúa.
    Salud

    ResponderEliminar